Porqué verificación y validación no significan la misma cosa

Los términos de validación y verificación son usados en muchos campos, también lo son en la calidad del software. Por eso debemos tener claro, cuando utilizar uno otro.

“La verificación está más encaminada a comprobar los requisitos de cada una de las fases. La validación la debemos entender cómo una actividad de evaluar un resultado final, comprobar que cumple con lo inicialmente acordado y que el producto o servicio es aceptado por el usuario o no.”

La diferencia fundamental radica en el tipo de pruebas que se realizan, la forma de hacerlas, el momento en que se hacen y en quien las lleva a cabo.

La verificación normalmente incluye revisiones y reuniones para evaluar documentos, planes, códigos, requisitos y especificaciones. Los test de verificación pueden ser: pruebas de verificación, test unitarios, retrospectivas, regresiones. La verificación es un proceso continuo que normalmente ocurre a lo largo del ciclo de desarrollo, y es importante habilitar muchas iteraciones, por lo que automatizar sería muy útil en procesos de verificación. Normalmente quien las hace son el equipo técnico, y especialmente el departamento de calidad.

La validación por el contrario, requiere interacción con el mundo real. Normalmente tiene lugar después de que se completan las verificaciones. Los test que se ejecutan son los de UAT (User Acceptant Test ) y son los Product Owners o en su defecto los Jefes de Proyectos quienes los ejecutan. Los entornos son lo más parecidos a producción, como son los de Staging.