La importancia de una correcta gestión de los requerimientos

Uno de mis objetivos profesionales actuales es focalizar en la mejora de calidad con la captación de requisitos, que considero es una parte fundamental para el éxito de un proyecto.

Pienso y analizo en todo lo que deberíamos tener en cuenta a la hora de definirlos. No sólo para validar y verificar su cumplimiento, sinó también para saber qual es la mejor manera de gestionar los requerimientos de manera colaborativa con todos los miembros del equipo.

¿Que se entiende por requerimientos?Es una representación escrita de las expectativas del usuario sobre lo que quiere que haga el software.

¿Y que significa gestionar estos requerimientos?. Se trata de ayudar a los equipos a crear los funcionales de una manera organizada, de modo que puedan priorizar y establecer objetivos, en función del análisis efectuado.

A medida que se ejecuta el proyecto, se va haciendo una retrospectiva del progreso respecto a estos objetivos y una buena gestión de los requerimientos en etapas tempranas, es crucial para que el proyecto no fracase ya que ayudan al equipo a concentrarse en la entrega de productos exitosos.

Por lo tanto, esto significa que una buena gestión de requisitos ha de garantizar que se ejecute el trabajo de mayor valor y bien definido, eligiendo las prioridades correctas y creando confianza entre los participantes.

Granular los requerimientos es una forma de entrenamiento para los miembros del equipo con menos experiencia, para detectar e identificar los objetivos. En todos los casos, los proyectos viven y mueren en base a dependencias, por ejemplo: “El tercer paso depende de la finalización de los pasos 1 y 2.” Aunque nunca es tan simple, se deben crear estos enlaces, de lo contrario, existe el riesgo de dar por sentado cosas que aún no se han decidido, lo que puede llevar a desviaciones en el proyecto.

Por ello, las metodologías ágiles, incluyen al product owner directamente en la creación del software, creando equipos multifuncionales e involucrando a los equipos de diseño, desarrollo y pruebas para que escuchen directamente al que sabe del negocio. Esto da una comprensión más completa del alcance de lo que se está construyendo y permite lograr un conjunto realista de compromisos, que a la vez tienen un menor riesgo de incumplimiento. Cuando el proyecto tiene éxito, el equipo tiene éxito.

Otra buena práctica para la gestión de requerimientos es introducir una etapa de test que debe realizarse antes de que comience la codificación. Esto puede llevar a detectar problemas funcionales en etapas muy iniciales. Nadie conoce un producto tan bien como un tester que trabaja con él todos los días, por lo que es una buena idea que el control de calidad verifique todas las especificaciones de requisitos, wireframes y maquetas.

Una vez que ya hemos empezado a desarrollar, algo importante a tener en cuenta, son las notas de cambio. Si se detecta algun cambio del requerimiento original deberíamos tratarlo como tal, para valorarlo y saber la desviación producida e incluirlas en nuestros objetivos y prioridades.

Por lo que resumiendo, una buena gestión en los requerimientos ayuda a controlar los costes y evita salirse del alcance del proyecto, asegurando la trazabilidad de extremo a extremo.