Estonia, ejemplo de transformación digital

Acabo de venir de una viaje por el Báltico, y he descubierto que Estonia, además de ser un país precioso, es el primer país digital del mundo. Después de independizarse de la URSS, en el 1991, sin muchas infraestructuras, con todo por hacer y sin mucho presupuesto han llegado a posicionarse como referentes en transformación digital.

Su principal motivación fue diferenciarse de la etapa que estaban cerrando. Las personas dedicadas a la política no fueron los que decidieron, fue una mezcla de músicos, poetas, escritores, ingenieros y científicos los que estuvieron muy cerca de la creación de leyes y de la Administración y que apostaron por pensar des del punto de vista de la ciudadania y centrarse más en las personas.

También se cree que una de las razones del éxito digital se debe a que no tenían dinero. “No podíamos contratar a IBM para que nos viniera a ayudar, por ello tuvimos que innovar aprendiendo entre nosotros. Por experiencia he constatado que por más presupuesto que tengas, no te asegura que el proyecto vaya a ser un éxito, todo lo contrario.

La importancia en las habilidades técnicas ha estado presente en estonia, desde el principio. Por ejemplo, la programación se enseña cómo asignatura en la escuela, la importancia no sólo de la formación, sino también de la autoformación. En nuestro pais, creo que en general no se han valorado suficiente las habilidades digitales, no se han echo planes de formación adecuados, no se han pensado en estrategias de mejoras.

Estonia, en el camino se ha equivocado mucho. Cuando empezaron con el registro digital de ciudadanos, no era extraño encontrarse con personas con números duplicados Hoy el 99% de los trámites oficiales —un total de 1.789— pueden realizarse virtualmente. En el 2007 , el país fue víctima de un ciberataque. Hoy, Estonia es una referencia en materia de ciberseguridad. No hay que tener miedo de cambiar, si nos equivocamos, seguro que algo aprenderemos por el camino.

En españa, nos encontramos organizaciones con un índice de digitalización muy bajo. Y ahora nos empezamos a dar cuenta de que esto es un problema para la productividad.
Por eso, creo que para empezar con la transformación digital, lo primero que hay que hacer es cambiar, nos cuesta innovar, y por no equivocarnos no arriesgamos.

Otro punto muy importante, es la detectar talento digital fuera del ámbito más técnico, formar a estas personas y apostar por ellas. Que aporten una visión más creativa e innovadora, pero sin obviar la parte más técnica.

¿Más propuestas?