Asertividad en el equipo para mejorar la calidad

“La asertividad es una habilidad social que se trabaja desde el interior de la persona. Se define como la habilidad para ser claros, francos y directos, diciendo lo que se quiere decir, sin herir los sentimientos de los demás, ni menospreciar la valía de los otros, sólo defendiendo sus derechos como persona.“

Mi carrera profesional se ha basado en la creación del software, pero al apasionarme el mundo de las personas, me formé también en programación lingüística (PNL), metodología que ayuda a desenvolverse mejor y a ser más competente en lo que uno hace. Aquí fue cuando descubrí lo importante que es la asertividad cuando estamos construyendo software y más concretamente para asegurar su calidad.

El éxito de los proyectos, se basa en una profunda comprensión de los clientes, su entorno, sus rutinas diarias, sus preocupaciones y sus aspiraciones. Ser asertivos con ellos es fácil ya que, de base, ellos confían plenamente en el equipo técnico y mostrarles tu punto de vista no es difícil.

El equipo técnico, es muy bueno en lo que hace, pero su trabajo mejora exponencialmente si lo acompañas en temas de calidad y compartes con ellos tu trabajo. Es muy gratificante trabajar con gente con tanta implicación como los programadores y lo fácil que es ser asertivos con ellos. Te enseñan, te escuchan, te respetan, te entienden, les gusta compartir.

Aunque tengas el mejor equipo del mundo, sin una buena Gestión, el proyecto fracasa seguro. La calidad también entra en verificar procesos y gestión, y por ello es necesario que los procesos de gestión sean los mejores y sean revisados constantemente, para evitar cualquier tipo de desvío, y el departamento de calidad debería tener suficiente autoridad como para verificar los procesos. Pero, en el mundo del software, tenemos la creencia de que nuestra inteligencia, formación, intuición, previa experiencia es suficiente para crear software con calidad. Aquí, ser asertivo es mucho más complicado y las mejoras hay que enfocarlas de una manera muy sutil, para empatizar con la parte del equipo que tiene más poder.

Ha sido un tema importante para mí, el analizar y trabajar algunos puntos básicos para que me ayudaran a ser más asertiva con el equipo de gestión.

Una técnica muy extendida para dar feedback “negativo” es la denominada “Shit Sandwich”. Si realmente no queremos herir la sensibilidad del que tiene el poder, un error típico en el que caemos la mayoría, es el destacar aquello que se está haciendo mal e indicamos “nuestra solución”. Pues bien, un buen feedback no se basa tanto en dar nuestra solución sino en ayudar a que el receptor encuentro su solución. Tenemos que dejar de banda nuestros egos y si realmente queremos que eso cambie, debemos haber ver, que es tu jefe quién ha encontrado esa solución.

También, encontré este decálogo para dar un buen feedback.